miércoles, 18 de noviembre de 2015

Devórame freudiano I

Devórame freudiano
   
                                    ¿mi sueño?

          ya va,
                      no recuerdo
                                          ninguno.

          Mi sueño,

                          fue ese.

lunes, 16 de noviembre de 2015

Como si fuese tan sencillo.

¿Qué te pasa
Antonio?
Nunca te habias muerto
                                      así.
eso fue por culpa
de la estúpida bohemia
en la que te
metiste,
dijeron.
¿Qué saben ustedes
de esto?
Uno no sale de la calma,
el otro,
vive tejiendo vortices
de eso
que llama
                    [amor

               Bueno mijo, uno primero
               tiene que pensar en uno
               y lo demás tiene que
               saberte
               a mierrrda.

¡pfff!
te quiero ver
cuando te deje
el negro de
guevo grande.

Es que la gente habla
                                    como si fuese tan sencillo.

miércoles, 7 de octubre de 2015

Y me dije:
Todo cambia
las personas mis ademanes la temperatura los lugares el tráfico las conversaciones la ciudad
[mis pensamientos
las noches
[sin ti

espacio árido que dejan tus montañas carnosas.

tranquilo las cosas pasan por algo si es para ti es para ti mas tarde te paso buscando porque hay una fiesta tienes que salir de ese hueco mental ponte las botas negras por el dinero no te preocupes si tienes hambre nos paramos a comer un perro caliente por ahí

El café del día siguiente
sigue
sin darme respuestas.

domingo, 4 de octubre de 2015

¿Qué es la poesía?

¿Qué es la poesía?

Es eso que me arranca el alma

                                    que me grita a mil voces, sácame.

Son palabras que faltan cuando el respirar profundo se aproxima
                                                                                                   [es mi sentido fuera de él

Soy yo sin serlo
                     
                      Eres tú en cada letra

¿La poesía?

                    ojalá algún día pueda describirla.
Tu voz
                  tajante
                  amplia
                             (rebelde)
                  con alas
                  tumultuosa. libre

en el mar.

domingo, 27 de septiembre de 2015

Mi lado B

agrio atorrante amargo atrincherado
morboso
oscuro
rápido

Mi lado B. El que tú más conoces.

miércoles, 9 de septiembre de 2015

En el café
intento buscar las respuestas 
a esas frases que se graban como ácido.
ahora sí.
Yo.

domingo, 22 de febrero de 2015

El día que no pasó nada

Eran las 10 am. Sandra llegó tarde a redacción por culpa del tráfico, eso fue lo que dijo. Notó que su jefe estaba molesto, pero su peculiar personalidad hizo que una sonrisa se desprendiera como gesto hacia ella.
- No sé por qué no puedo molestarme contigo Sandra, dijo Pedro C. el jefe. Ya sabes lo que tienes que hacer, así que rápido porque vamos tarde.
- Yo tampoco lo sé Pedro, respondió la periodista al mismo tiempo que sacaba de su bolso, su rayada libreta y el bolígrafo con el que siempre escribía la fiesta que dejaba hasta entonces su compañera de trabajo, la muerte. 
Como costumbre Sandra salió de aquel sitio persignándose, algo que hacía, y que ni ella misma creía la cruz que dibujaba con su mano para protegerla. Pero pensaba que de algo servía. Se montó en el carro del diario donde trabaja junto a Guillén, su fotógrafo. Salieron a buscar muertos.
En el camino, sintió algo extraño. Primera vez que le pasaba eso. Su ceño fruncido fue acto de aquella chocante experiencia. Sólo se dedicó a ver por la ventana del carro el paisaje y a atinar quien pudiese estar como última página.  Su última página.
Llegaron a la morgue de valencia.
-Destruida como siempre, Guillén. Comentó la joven.
-¿Qué te puedo decir? Pero sabes a dónde va a parar ese dinero no - preguntó Guillén, al mismo tiempo que señalaba una Grand Cherokee negra que estaba parada diagonal a ellos.
Ambos rieron.
Sandra ya tenía preparado su acostumbrado bolígrafo azul, que ya se estaba quedando sin tinta, pero negaba dejarlo, y la libreta Caribe, donde jugaba a anotar con números romanos en la parte superior de cada hoja, para que nadie entendiera, cuántos cuerpos había dentro del cuarto de reposo. Así le decía, porque para ella, morgue era muy despreciable. En ese momento anotó 16. Era lunes. También fue puente. Para su sorpresa, ese día no llegó un cuerpo sin vida. Se extrañó. Se rehusó a irse rápido del sitio. Ella quería satisfacer su necesidad de oler la carne putrefacta, ver quién era la victima de su compañera de trabajo y descubrir si era hombre rubio, pelirrojo, cabello negro. Quería características. Decidió plantarse a comer con Guillén los mangos que estaban en el piso, mientras  esperaba ver el desfile de presas de la que se viste de negro.

Pasaron algunas horas. Ese día no pasó nada. Sandra se marchó insatisfecha pidiéndole a la muerte, que se apiadara de ella y la dejara trabajar.